Viaje al Río de la Plata

| 11 junio, 2015

pedro de mendozaAño 1534. Parten de Sevilla catorce buques al mando del capitán general don Pedro de Mendoza. Componen la tripulación dos mil quinientos españoles, y ciento cincuenta entre alto alemanes, neerlandeses y austríacos o sajones. Destino: el Río de la Plata.

La primera escala, a causa de “la fuerza del viento” es en la ciudad de San Lúcar. Saliendo de allí llegan a tres islas. La primera llamada Tenerife, la segunda Gomera y la tercera La Palma. En esta última permanecen y reparan los barcos.

Resulta que a bordo de uno de los buques viene Jorge Mendoza, primo de don Pedro Mendoza. Este Jorge, andaba en amores con la hija de un rico vecino de La Palma. Y el día antes de partir, a la media noche, baja a tierra y asistido por doce secuaces, trae al buque a la hija del vecino y a su doncella, con todas sus joyas, vestidos y dinero. La operación se hace a escondidas sin que nadie se de cuenta. Parten a la mañana siguiente y ya a dos leguas, un fuerte ventarrón los hace regresar al puerto. En la costa, los esperan unos treinta hombres armados con arcabuces y alabardas. En la ciudad de La Palma suenan las campanas. Cargan dos piezas de artillería y disparan cuatro cañones contra el buque. El primer tiro hace pedazos la vasija del agua que está en la popa. Con otro parten el último mástil y con el tercero dan en el medio del barco, abren un gran agujero, y muere un hombre.

Tras conversaciones entre la tripulación y los de la ciudad, se logran hacer las paces, prometiendo entregar a don Jorge Mendoza, a la hija del vecino y a su doncella. La pareja confiesa al alcalde que ya son esposos de cuerpo y alma. Entonces se les casa de inmediato. El padre de la joven se ve muy triste. El buque, estropeado por los cañonazos. Y el viaje de los amantes termina en La Palma.

Esta anécdota fue escrita por Ulrich Schmidl, soldado y viajero alemán que integró la expedición del Adelantado Don Pedro de Mendoza, hacia el Río de la Plata. A este hecho romántico, simpático, y atemporal, se siguieron veinte años de experiencias recorriendo el “Paraíso de las selvas del Paraguay y el Chaco”. Los relatos de Shmidl constituyen un valioso y veraz testimonio de un conquistador no español que recrea las gestas de Mendoza, Domingo de Irala y Alvar Núñez.
El pasado no es tan lejano como creemos, y releerlo desde un punto de vista humano, nos ayuda en gran medida a comprender el presente.

Mercedes Aguirre: Escritora, Artista Plástica, Narradora Oral

cortadera@hotmail.com

Etiqueta: , , , ,

Categoría: La Ventana, Literatura, Mercedes Aguirre, Opinión, Sin categoría

Los comentarios están cerrados

banner ad
banner ad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies